viernes, octubre 13, 2006

Refrescos en México

Refrescos en México

El mercado de los refrescos en México es muy poco competitivo. Tan sólo Coca-Cola tiene el 70% del mercado; el resto lo tiene Pepsico, con un 25% y Ajamex (Big Cola) ostenta el 5% restante. Es tal la desventaja que tienen las dos últimas empresas sobre la Coca, que en el 2004 la demandaron por practicas monopolísitcas y resultaron vencedoras.
Por otra parte, dado que México es el segundo consumidor de Coca en el mundo (el primero si se mide el consumo per cápita), la demanda es prácticamente inelástica. ¡¡A cualquier precio, la gente compra refresco!! Por lo tanto, en comparación, la curva de la oferta es más elástica que la de la demanda.
Las bebidas enduclorantes, es decir, los refrescos y las bebidas hidratantes, cargan con un impuesto especial del 20%. Este gravamen se aprobó por el Congreso en el 2001. El impuesto se implementó debido al gran mercado que abarcan los refrescos y las ganancias que genera. No obstante, a pesar de que esta carga tributaria se les aplica a los productores, el consumidor también lo resiente, aunque lo experimente en menor intensidad.
Dado que el refresco es la parte más importante de la dieta del mexicano, en cuanto a bebidas se refiere, conforme crezca la población, las ventas de refresco aumentarán. Por lo tanto, el mercado crecerá conforme pasen los años. Y es con esta breve historia cómo se reflejan los hábitos alimenticios de los mexicanos, que sin importar los impuestos y los daños que ocasiona en la salud a un largo plazo, éstos no lo dejan de consumir.

Bibliografía

www.eluniversal.com.mx

http://www.rel-uita.org

2 comentarios:

Roberto Bahena dijo...

*

Roberto Bahena dijo...

Estoy de acuerdo en casi todo, pero el que el consumo sea alto no quiere decir que la demanda sea inelastica, por otro lado, es interesqante ver lo que sucedio con Coca Cola tras la entrada de Bigb Cola, ya que empezó a ofrecer productos más grandes (3 litros) y en algunos caso a menores precios, esto parece un afortunado resultado de la competencia (por pequeña que sea).